Se resisten a rendirse en la búsqueda de sus perros desaparecidos aunque todo parecía perdido

La familia Medina quedó devastada al enterarse de que sus dos adorados cachorros habían escapado de su patio trasero. Después de 4 semanas de búsqueda interminable, estaban empezando a perder la esperanza.

Wakiya, una mestiza de 2 años, y Kels, un pit bull de 3 años, empujaron una tabla suelta de la cerca que cerraba el patio posterior de sus hogares. A pesar de que la familia escuchó de inmediato la tabla al caer y notaron la huída de los cachorros, no pudieron encontrarlos.

Kels y Wakiya son inseparables

Buscaron frenéticamente en su vecindario, esperando poder alcanzar a sus cachorros antes de que llegaran demasiado lejos. Después de caminar por las calles durante toda la noche, se dieron cuenta de que tendrían que solicitar la ayuda de sus amigos.

Michelle Medina publicó en varios grupos de Facebook el caso de sus mascotas, con la esperanza de aumentar las posibilidades de encontrar a sus queridos compañeros. Poco después, las noticias de avistamientos comenzaron a llegar.

Los dos perros fueron vistos en varias áreas locales. La familia Medina fue notificada cada vez, y ellos trataban de hacer todo lo posible por llegar cuando antes, pero desgraciadamente, siempre fue demasiado tarde. Cada vez que llegaban los perritos ya se habían ido.

Su preocupación comenzó a crecer cuando comenzaron a escuchar de avistamientos de Wakiya por los alrededores completamente sola. En los últimos informes recopilados, Kels no figuraba por ninguna parte.

Wakiya había sido vista sola y de inmediato temieron lo peor para Kels

Wakiya y Kels habían sido inseparables desde que fueron adoptados, por lo que la idea de que uno de ellos se apartara del otro o sufriera un accidente, rompió el corazón de la familia. Sabían que tenían que ampliar sus esfuerzos de búsqueda y traer a sus bebés a casa cuanto antes.

Los Medina intentaron con todas las tácticas posible para encontrar a sus cachorros desaparecidos. Algunos días buscaban por horas, gritaban sus nombres usando megáfonos, colgaban sabrosas golosinas y carne de las ramas de los árboles alrededor de su casa, y colocaban piezas de su ropa a lo largo de su jardín delantero.

La familia estaba tan decidida en esta búsqueda, que la comunidad también organizó sus propios grupos para ayudar.

Avistamientos de Wakiya aparecían por toda la ciudad, pero habían pasado semanas desde que supieron algo de Kels. Michelle estaba empezando a temer lo peor, cuando recibió una increíble llamada telefónica.

Kels había entrado en la casa de un vecino cuando él estaba llamando a sus propios perros adentro. ¡El pequeño estaba sano y salvo!

Aunque la familia Medina estaba encantada de reunirse con uno de sus hijos peludos, fue acompañada por la terrible sensación de saber que un cachorro todavía estaba desaparecido.

Kels regresó primero a casa, pero Wakiya seguía en peligro

Habían pasado 26 días desde que los cachorros escaparon de casa y los Medina habían perdido toda esperanza de encontrar a su dulce Wakiya.

Después de un viaje de compras con su hija, Michelle decidió hacer una ronda más por la ciudad antes de que finalmente se rindiera. Afortunadamente para la familia exhausta, este era el día que tanto habían estado esperando.

Cuando Michelle miró una a una las casas que pasaban, su hija gritó: «¡Mira!». Allí estaba ella junto a la cerca, solo mirando a sus dueñas. Es como si estuviera allí esperándolas, como si supiera que iban a venir.

Una vez que las dos comenzaron a correr hacia su dulce cachorro, ¡Wakiya comenzó a correr en la otra dirección! Su búsqueda no había terminado del todo.

Michelle tuvo que hablar con el dueño de la propiedad en la que vieron a Wakiya, donde acordaron establecer una trampa para atrapar a su cachorro asustado.

Resulta que Wakiya había estado en esa propiedad durante los últimos 10 días.

La familia por fin estaba completa nuevamente

Al día siguiente recibieron la llamada de que Wakiya estaba en la trampa. ¡Finalmente podrían traer a su bebé a casa!

Las Medinas experimentaron una verdadera pesadilla en el mes en que desaparecieron sus amigos peludos. Se negaron a renunciar a sus cachorros, y debido a eso, están en casa.

¡Gracias por nunca rendirse y luchar por el regreso seguro de esos hermosos perros! Comparte esta linda historia en tus redes sociales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!