Sentada en una esquina de un departamento vacío era solo piel y huesos, rogaba ser encontrada

Una perrita que era sólo piel y huesos, afortunadamente fue encontrada a tiempo en un departamento vacío. La pobrecita rogaba que alguien llegara a salvarla y lo que sucedió después, llega al alma.

Mudarse de un hogar es algo inevitable, pero lo que nadie puede comprender es que algunas familias decidan que sus mascotas son un mueble viejo más, y las dejen a su suerte, en circunstancias tan crueles, maquinando su muerte segura.

Totalmente en los huesos, permanecía sentada en una esquina del departamento abandonado

departamento

La perrita pitbull de 8 años tuvo la pésima suerte de tener unos dueños de horror, quienes la dejaron encerrada en su antiguo departamento.

Por si fuera poco, se aseguraron de cambiar las cerraduras para que nadie pudiera siquiera entrar a hacer algo por ella. Daenerys, al borde de la inanición, esperaba la muerte en una esquina.

Afortunadamente, Tara, una increíble rescatista de Phoenix, fue alertada por los vecinos.

La escena que encontró la dejó desolada.

Decir que la mascota estaba en mal estado es quedarse corto, y es que, su estado de desnutrición era tan crítico que pensó haber llegado demasiado tarde.

«Caminé por el baño y ella estaba simplemente sentada en la esquina. Nunca había visto algo parecido», dijo Tara.

No se sabe cuánto tiempo había pasado desde que los dueños anteriores la abandonaron de esa manera tan desgarradora, pero no hay duda de que Tara llegó justo a tiempo, después de que la dulce Daenerys hubiera sido traída de las puertas de la muerte.

perrita

Temblaba hasta los tuétanos y miraba a Tara suplicando ayuda

Pero incluso en su condición, estaba llena de amor por todos los que la rodeaban.

«La cosa más loca es que apenas me vio vino corriendo hacia mí agitando su colita. Ella no parecía asustada en absoluto de ninguno de nosotros. Nunca gruñó. Nunca retrocedió. Incluso se inclinaría para una caricia».

La llevó a la habitación de al lado, la cubrió con sábanas y le prometió que todo estaría bien. Tara se ofreció para cuidar personalmente a la pitbull en su hogar y hacer lo posible para lograr su recuperación.

Algo que notó enseguida y la dejó conmovida fue su avidez por ser amada.

Ni siquiera podía ponerse de pie y realmente dudaban de que lo lograría.

Tras mucha paciencia, amor y cuidados, pasaron 5 días después de los cuales recién pudo levantar su cabecita y conoció lo que es jugar.

Finalmente, recuperó la alegría de vivir

Tara tuvo que mantenerla abrigada con un pijama por mucho tiempo para equilibrar su temperatura corporal, dada su crítica condición.

A pesar de todo lo crueles que fueron con ella en el pasado, era particularmente impactante que en su corazón solo había amor desbordante que entregar, era la criatura peluda más dulce y cariñosa que Tara había conocido jamás.

Semana tras semana, ganó peso lentamente y su personalidad comenzó a brillar.

Desarrolló una adorable obsesión por los animales de peluche.

Tara decidió llevarla al lago pensando que probablemente jamás habría vivido una aventura similar, y su reacción fue realmente conmovedora.

«Me hizo tan feliz», dijo Tara. «Era como si ella realmente fuera un perro por primera vez».

No tenemos palabras suficientes para agradecer a Tara todo lo que hizo por una perrita que tras sufrir lo peor del ser humano, tiene la vida que merece. 

Ella difundió este vídeo para promover su adopción, y estamos seguros que el destino le tiene preparada la mejor de las familias:

Es maravillosa la transformación de esta perrita tan dulce que no merecía ser abandonada de esa manera tan cruel. Menos mal aparecen héroes sin capa para recomponer con su amor lo que otros desalmados destrozan con su crueldad.