Un perrito visita a su dueño en el hospital y le devuelve la esperanza y ganas de vivir

Nada como el cariño y la fidelidad que un perrito es capaz de dar a sus humanos. Si existe un premio al amigo más leal, definitivamente los canes se llevan el primer lugar.

Un ejemplo viviente lo representa un perrito que estaba desolado cuando su humano fue hospitalizado, y el animalito solo deseaba estar a su lado. 

Artur Santaela es un hombre de 86 años que vive con Sheik un perrito que es su mejor amigo e inseparable compañero. Los dos pasan tiempo juntos y les encanta ir de paseo. 

En noviembre del año pasado, Artur tuvo un accidente en casa y tuvo que ser trasladado al Hospital Emílio Carlos, en Catanduva, Sao Paolo, donde permaneció ingresado durante varios días. 

Sheik demuestra el amor por su gran amigo del alma sin reprimirse

Y desde que fue hospitalizado la vida del perrito se volvió gris, la estaba pasando muy mal porque le hacia una falta inmensa su buen amigo humano. Artur también estaba triste porque extraña mucho a su mascota, y no deja de preguntarle a su hija Célia Santaela, cómo está el animalito. 

Célia se ha dedicado a atender y cuidar a Sheik, durante el tiempo que su padre ha tenido que estar fuera. Pero no es igual, el perrito se siente cada vez más infeliz, y la tristeza se refleja en sus ojitos.

La hija sabe del gran sentimiento que une a los dos amigos, y estaba segura de que, si su padre veía a su mascota, su recuperación sería más rápida. 

Así que decidió pedirle al médico que atiende a su padre para que permitiera que Sheik pudiera encontrarse con su humano. Los médicos estaban conscientes del efecto terapéutico y beneficioso que tiene las mascotas en la recuperación de sus humanos en convalecencia, y aceptaron la solicitud de Célia.

«Necesitaban verse para sentirse bien», comentó la comprensiva hija. 


Los dos amigos se reunieron, con el apoyo de la Petshop Estimacão, bajo ciertas medidas para garantizar la seguridad de todos en el hospital, de su personal y del mismo paciente. 

La hija estaba muy agradecida con todos los trabajadores el establecimiento de salud, por permitir el mágico encuentro entre su padre y el tierno peludo.   

“Les agradezco inmensamente por brindar este momento a mi padre. Sabemos lo complicado que es y no tengo palabras para agradecerles por todo el trabajo para que los dos puedan verse”, expresó la hija.  

Es indudable el efecto positivo de la visita de Sheik a Artur, su estado de salud está cada vez mejor, y el perrito solo espera que su amado humano regrese pronto a casa. Las redes sociales se conmovieron cuando la publicación fue compartida, y muchos usuarios no dejaron de alabar el inmenso cariño entre los dos amigos.  

“¡Qué amor tan incondicional! Él se recuperará, el amor lo cura todo; es por eso que amo a los animales”, dijo un internauta. 

Pronto estarán juntos de nuevo en casa para seguir pasándola de lo mejor y disfrutando de su compañía. Ver el amor tan inmenso que puede existir entre un humano y un perrito, es ver y creer que un mundo de armonía entre animales de todas las especies puede existir.

Sheik es el más animoso al momento de la fotografía, feliz de ver a su entrañable amigo

No dejes de abrazar y acariciar nunca el corazón de tu mascota. Comparte este encuentro tan emotivo que nos recuerda cuánto amor tienen para ofrecernos los amigos peludos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!