Una niña nacida con una condición muy especial consigue a su cachorro perfecto igual a ella

Sapphyre Johnson es una niña de Tennessee muy especial. Nació con una malformación congénita que la dejó con dedos faltantes en los pies y requirió que le amputasen estas extremidades.

Cuando tenía 3 meses, los médicos del Hospital Shriners para Niños en Greenville, Carolina del Sur, realizaron varias cirugías para permitirle usar pies protésicos.

Sapphyre fue operada desde muy pequeña para usar prótesis

Al ser una chica tan singular, ella merecía un mejor amigo único, igual que ella.

Los padres de Sapphyre no imaginaban que podía existir alguien como el Teniente Dan. Este chiquillo es un hermoso pastor alemán blanco que nació sin una de sus patitas delanteras.

El Teniente Dan podría haber sido descartado por su malformación, pero su dueña le dio otra oportunidad

Algunos criadores le sugirieron a Karen Riddle, la dueña original del cachorro, que prescindiera de él, pero ella se negó rotundamente.

Karen sabía que podía encontrar a una madre perfecta para Dan. ella estaba convencida de que habría alguien especial esperando a un cachorro tan maravilloso como él en algún lugar. La verdad es que Karen no se equivocó.

Este video narra el inicio de la singular amistad entre esta niña y su perrito

Afortunadamente, Karen llamó al Hospital Shriners en busca de esa persona perfecta para Dan y se enteró del caso de Sapphyre. Sabía que el cachorro tendría un gran hogar con la niña y que ambos compartirían un vínculo único.

La familia Johnson aceptó a este cachorro encantada, pues estaban convencidos de que Dan sería el complemento perfecto para este hogar.

La primera vez que la niña vio una foto del perro, dijo: «Ese es mi cachorro. Es igual que yo». Es un perro especial que se convertirá en el compañero inseparable de un niño especial.

Cuando los dos se vieron en persona por primera vez, se convirtieron en mejores amigos de inmediato. Sapphyre ama al teniente Dan. Ambos formaron un vínculo especial casi de forma instantánea. Los unía el afecto y el hecho de ser excepcionales.

La niña y su cachorro son inseparables

Nadie duda que contar con la compañía de este perrito ayudará a Sapphyre a explicar mejor a otros niños su condición. También se sentirá más segura y acompañada en su proceso de adaptación. Los padres de la niña, así como su terapeuta, valoran mucho esta feliz coincidencia.

Shriners, el mismo que ayudó a la niña con sus prótesis, se ofreció a hacer un pie protésico para el teniente Dan cuando sea lo suficientemente grande, como para igualar las piernas de su mejor amiga.

Si te gustó la historia de esta niña y su cachorro, que se encontraron para compartir con el mundo lo que los hace especiales, difúndela en tus redes sociales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!